CONTRATOS LABORALES ENTRE EMPRESA Y TRABAJADOR

Muñoz Abogados cuenta con 30 años de experiencia en el ámbito de asesoramiento integral de empresa de ámbito nacional. La base de toda relación laboral se halla en la suscripción transparente y eficaz de un contrato de trabajo entre trabajador y empresario. Es por ello, que una buena información y asesoramiento continuos para una correcta redacción y adecuación del mismo a la actividad laboral es vital para el buen funcionamiento de la empresa.

El Despacho apuesta por el éxito de nuestros clientes adelantándonos a las posibles discrepancias que puedan surgir previniendo riesgos a través de una gestión continuada que te hará ganar tiempo y ahorrar dinero como empresa.

¿CÓMO DEBE DE SER UN CONTRATO LABORAL?

En principio, los contratos de trabajo pueden celebrarse tanto por escrito como de forma oral, entendiéndose que habrá contrato de trabajo cuando exista un acuerdo entre trabajador y empresario por el que se presten unos servicios bajo la dirección y organización de éste a cambio de una retribución económica. El contrato no tendrá validez aunque se den todos y cada uno de los requisitos anteriormente expuestos, si se celebró con falta de consentimiento, bajo coacciones o amenazas y también en el caso de que el contrato tuviese por objeto la realización de servicios imposibles o ilegales.

Por su parte, en el contrato de trabajo celebrado por escrito, deberán constar los siguientes apartados:

  • Datos de la Empresa y del trabajador.
  • Fecha en la que se iniciará la relación laboral y su duración.
  • Tipo de contrato que se celebra. Aquí es importante puntualizar que no siempre el hecho de que se permita celebrar un contrato significa que este sea el adecuado.
  • Objeto del contrato, esto decir, las funciones que va a desempeñar el trabajador en la Empresa.
  • Condiciones en las que se va a prestar el servicio tales como el lugar de trabajo los días de la semana y el horario.
  • La remuneración.
  • El convenio colectivo aplicable.
  • El contrato debe ser firmado por ambas partes y presentado en la Oficina del INEM correspondiente.

En cualquier caso, nuestros profesionales podrán ofrecerte asesoramiento sobre todas estas cuestiones y las que se detallan a continuación a la vista de las particularidades que presente cada supuesto concreto.

En todo caso, el trabajador/a tendrá una serie de derechos y deberes que cumplir.

Derechos del trabajador/a:

  • A la ocupación efectiva durante la jornada de trabajo.
  • A la promoción y formación en el trabajo (ascensos, cursos de formación y adaptación, etc.)
  • A no ser discriminados para acceder a un puesto de trabajo.
  • A la integridad física y a la intimidad.
  • A percibir puntualmente la remuneración pactada.
  • Los demás que se establezcan en el contrato de trabajo o el Convenio

Deberes del trabajador/a:

  • Cumplir las obligaciones concretas del puesto de trabajo conforme a los principios de la buena fe y diligencia.
  • Cumplir las medidas de seguridad e higiene que se adopten.
  • Cumplir las órdenes e instrucciones del empresario en el ejercicio de su función directiva.
  • No realizar el mismo trabajo para otra empresa que desarrolle la misma actividad.
  • Contribuir a mejorar la productividad.
  • Los demás que se establezcan en el contrato de trabajo.

TIPOS DE CONTRATOS

Contratos indefinidos

Es aquel que se concierta sin establecer límites de tiempo en la prestación de los servicios, en cuanto a la duración del contrato. El contrato de trabajo indefinido podrá ser verbal o escrito y podrá celebrarse a jornada completa, parcial o para la prestación de servicios fijos discontinuos. Las empresas son reacias a este contrato porque desconocen su contenido jurídico, pero en muchas ocasiones es el único viable. Consulte a nuestros expertos para obtener información.

Contratos temporales

El contrato temporal, es aquel que tiene por objeto el establecimiento de una relación laboral entre empresario y trabajador por un tiempo determinado. Los contratos temporales pueden ser eventuales por circunstancias de la producción, que son aquellos que se producen en períodos de estacionalidad, como puede en el sector de la hostelería en verano, donde se contrata un refuerzo de personal para hacer frente al exceso de demanda. Por otro lado existe el contrato de obra o servicio determinado, que son aquellos cuyo objetivo es realizar un servicio u obra determinado en el tiempo (indicando inicio y fin) y una actividad concreta distinta de la actividad habitual de la empresa, esto es muy importante ya que el defecto de forma en la contratación, convierte al contrato en indefinido.

Contratos para la formación y el aprendizaje

El contrato para la formación y el aprendizaje tiene por objeto la cualificación profesional de los trabajadores en un régimen de alternancia de actividad laboral retribuida en una empresa con actividad formativa recibida en el marco del sistema de formación profesional para el empleo o del sistema educativo.

Contratos en prácticas

El contrato de trabajo en prácticas tiene por objeto la obtención por el trabajador de la práctica profesional adecuada al nivel de estudios cursados. Se trata de adquirir experiencia, y que esta experiencia actúe sobre los estudios cursados. Este contrato podrá concertarse con quienes estuvieren en posesión de título universitario o de formación profesional de grado medio o superior o títulos oficialmente reconocidos como equivalentes, de acuerdo con las leyes reguladoras del sistema educativo vigente.

En este tipo de contratos, es importante que la empresa y el trabajador tengan en cuenta diferentes cuestiones:

– Para la empresa: Ningún trabajador puede ser contrato en prácticas en la misma o distinta empresa por un tiempo superior a 2 años basándose en la misma titulación. La empresa debe solicitar al INEM un certificado sobre los contratos en prácticas que haya celebrado el trabajador con al menos 10 días de antelación a la fecha de incorporación del mismo. Tampoco se puede concertar un contrato en prácticas en base a un certificado de profesionalidad obtenido como consecuencia de un contrato para la formación celebrado antes con la misma empresa.

– Para el trabajador: El trabajador debe estar en posesión de título universitario, de formación profesional o título oficialmente reconocido que le habilite para el ejercicio profesional siempre que no hayan transcurrido más de 5 años desde su obtención (7 años si se trata de un trabajador con discapacidad). En los casos en los que el trabajador haya realizado sus estudios en el extranjero, el cómputo de los 5 años se realizará desde la fecha en que se produzca la convalidación de sus estudios en España si esta convalidación se exige para el ejercicio de la profesión.

elias@puntual.comContratos